robar.es.

robar.es.

Cómo funciona la ingeniería social en los ataques de suplantación de identidad

La ingeniería social es una técnica muy utilizada por los ciberdelincuentes para llevar a cabo sus ataques en el mundo digital. Esta técnica consiste en manipular a las personas para que se revelen información confidencial o realicen acciones que favorezcan los intereses del atacante. Uno de los ataques que más utiliza la ingeniería social es el de suplantación de identidad, en el que el atacante finge ser una persona o entidad de confianza para conseguir información o acciones de la víctima. En este artículo vamos a profundizar en cómo funciona la ingeniería social en los ataques de suplantación de identidad.

¿Qué es la suplantación de identidad?

La suplantación de identidad es un tipo de ataque en el que el atacante finge ser una persona o entidad de confianza para conseguir información o realizar acciones en el nombre de la víctima. Este tipo de ataque se puede llevar a cabo a través de diferentes medios, como el correo electrónico, las redes sociales, los mensajes de texto o incluso las llamadas telefónicas.

¿Cómo funciona la ingeniería social en la suplantación de identidad?

La ingeniería social es la técnica que utilizan los ciberdelincuentes para manipular a las personas y conseguir que revelen información confidencial o realicen acciones que favorezcan sus intereses. En el caso de la suplantación de identidad, la ingeniería social se utiliza para conseguir que la víctima entregue información de acceso o realice acciones en contra de sus propios intereses. Los ciberdelincuentes utilizan diferentes técnicas de ingeniería social para llevar a cabo la suplantación de identidad. A continuación, veremos algunas de las técnicas más comunes:

Phishing

El phishing es una técnica de ingeniería social que consiste en hacer creer a la víctima que está interactuando con una entidad de confianza, como puede ser un banco o una empresa de correo electrónico. El atacante envía un correo electrónico o un mensaje que parece legítimo y en el que se solicita la introducción de información confidencial, como contraseñas o números de tarjeta de crédito.

Spear Phishing

El spear phishing es una variante del phishing en la que el atacante utiliza información específica sobre la víctima para hacer creer que el mensaje es legítimo. Por ejemplo, el atacante puede incluir el nombre de la víctima en el correo electrónico o hacer referencia a su trabajo o a un evento reciente en el que ha participado. De esta manera, la víctima es más propensa a confiar en el mensaje y a revelar información confidencial.

Pretexting

El pretexting es una técnica de ingeniería social en la que el atacante finge ser una persona de confianza para conseguir información. Por ejemplo, puede hacerse pasar por un colega de trabajo para solicitar información confidencial o hacerse pasar por un técnico de soporte para solicitar acceso remoto al equipo de la víctima.

Pharming

El pharming es una técnica de ingeniería social en la que el atacante utiliza programas maliciosos para redirigir el tráfico de una página web legítima a uno falso controlado por el atacante. De esta manera, la víctima puede introducir información confidencial en un sitio falso controlado por el atacante sin saberlo.

¿Cómo protegerse de la suplantación de identidad?

Para protegerse de la suplantación de identidad es importante seguir algunas medidas de seguridad básicas, como nunca introducir información confidencial en una página web sin antes comprobar que es legítima o no abrir correos electrónicos sospechosos. A continuación, veremos algunas medidas específicas que podemos tomar para protegernos de la suplantación de identidad:

Utilizar autenticación de dos factores

La autenticación de dos factores es una técnica de seguridad que requiere de una segunda forma de identificación, además de la contraseña, para acceder a una cuenta. Por ejemplo, puede ser un código enviado al teléfono móvil o una huella dactilar. De esta manera, aunque un atacante consiga la contraseña, no podrá acceder a la cuenta sin la segunda forma de identificación.

Utilizar contraseñas seguras

Es importante utilizar contraseñas seguras y cambiarlas con frecuencia. Las contraseñas seguras deben tener al menos ocho caracteres y combinar letras, números y caracteres especiales.

Comprobar las direcciones de correo electrónico y las URL

Antes de introducir información confidencial, es importante comprobar que la dirección de correo electrónico o la URL son legítimas. Para ello, podemos compararlas con otras que sepamos que son legítimas o buscar información en Internet.

Utilizar un software de seguridad

Es importante utilizar un software de seguridad, como un antivirus o un firewall, para proteger nuestro equipo de los programas maliciosos que puedan intentar redirigirnos a sitios falsos o robarnos información.

Conclusión

La suplantación de identidad es un tipo de ataque cada vez más común en el mundo digital. Los ciberdelincuentes utilizan la ingeniería social para manipular a las personas y conseguir que revelen información confidencial o realicen acciones en contra de sus propios intereses. Es importante seguir medidas de seguridad básicas, como comprobar la dirección de correo electrónico o la URL antes de introducir información confidencial o no abrir correos electrónicos sospechosos. Además, podemos utilizar técnicas de seguridad específicas, como la autenticación de dos factores o la utilización de contraseñas seguras, para protegernos de este tipo de ataques. En definitiva, la suplantación de identidad es un peligro real en el mundo digital, pero podemos protegernos siguiendo estas medidas de seguridad y teniendo siempre un ojo crítico ante cualquier petición de información confidencial.